viernes, 17 de noviembre de 2017

Pan Chino al Vapor Relleno de Mermelada y Frambuesas


Hace unos meses publiqué la receta básica del Pan Chino al Vapor (ver receta).
 Resulta un pan fácil, rico, blando y suave como una nube
 y con la particularidad de que no hay que encender el horno.

 Se puede tomar tal cual,
 o se puede rellenar tanto con dulce como con salado, resultando un bocado diferente y delicioso.

 En este caso, el relleno es de mermelada de frambuesas y está exquisito,
 con ese ligero toque ácido que le da la mermelada :-)


Ingredientes para la masa


- 500 g. de harina de fuerza
- 50 g. de azúcar
- 1/2 cuchta de sal
- 50 g. de mantequilla
- 300 ml. de leche tibia
- 15 g. de levadura de panadería


Para el relleno


- mermelada de frambuesa
- frambuesas congeladas


Preparación


- Poner en un bol amplio la harina, el azúcar y la sal y hacer un hueco en el centro.

- Fundir la mantequilla en el microondas y dejar que temple.

- Templar la leche y añadir la levadura. Disolver y echar en el centro de la harina, junto con la mantequilla templada.

- Mezclar bien todos los ingredientes, y cuando la harina haya absorbido todo el líquido, amasar hasta que el bol quede limpio.

- Sacar la masa a la mesa de trabajo y trabajarla unos 10 minutos o hasta ver que está suave y elástica.

- Meterla en el bol untado con un poco de aceite, y tapar con papel film. Dejar levar durante 1 hora, o hasta que doble su volumen (depende de la temperatura ambiente).



- Amasar de nuevo hasta sacar todo el aire y hacer bolitas de unos 50 g.


- Estirar con el rodillo las bolitas de forma circular, dejando los bordes de la masa más finos que el centro para facilitar el plegado del cierre.


- Rellenar con una cucharadita de mermelada y unas frambuesas (mejor que estén congeladas, porque de este modo no se deshacen tanto con la cocción). Cerrar la masa con pequeños pliegues.


- Colocarlas en el cestillo de la vaporera que se vaya a utilizar (yo utilicé el varoma de la Thermomix), sobre cuadraditos de papel de horno para que no se peguen, y un poco separadas entre sí, ya que al levar de nuevo, crecerán.


- Tapar el cestillo y dejar levar unos 30 minutos, o hasta ver que ya han crecido.

- Cocer al vapor durante 15 minutos, sin abrir en ningún momento la tapa, ni reducir tampoco la temperatura del agua.

- Una vez pasado este tiempo, dejar reposar unos minutos, y tomar templados o frios.


lunes, 13 de noviembre de 2017

Pan de Avena y Lavanda con Masa Madre de Centeno


Cuando este verano pasaba al lado de mi planta de lavanda cuajada de flores y con un increíble aroma,
 pensé que tenía que hacer alguna receta con ella, por sus propiedades saludables,
 pues no sólo sirve como ambientador o colonia.

 Lo primero que se me ocurrió fue preparar una mantequilla (ver receta) 
  para acompañar este pan: un pan original por el sabor y olor de la flor de lavanda, y repleto de propiedades saludables por la harina de avena y espelta, masa madre de centeno, miel, y sésamo... 
¿se le puede pedir algo más a un pan??


 La mantequilla quedó estupenda, pues a parte de ser un buen acompañamiento para el pan,
 también es apropiada para preparar galletas, bollería o cualquier otro tipo de receta.

 El sabor que le aporta la lavanda al pan no es muy marcado,
 (por lo que le viene bien la mantequilla del mismo sabor), pero en cambio, el olor que le da al pan
y el aroma que queda en la casa al hornear, dura hasta el día siguiente: un ambientador natural a pan y lavanda insuperable 😍😍


 En este caso, la lavanda es fresca porque el pan lo hice en el verano, pero si no es época de ella, y os apetece preparar esta receta, se puede encontrar en herbolarios.



Ingredientes

- 2 cucharadas soperas de flores de lavanda frescas
- 200 ml. de leche (un poco más, ya que al hervir se reducirá algo)
- 200 g. de Masa Madre de Centeno (ver receta) o Masa Madre de trigo (ver receta)
- 1 cucharada sopera de miel
- 10 g. de levadura de panadería
- 300 g. de harina integral de espelta
- 75 g.de harina de avena (se puede hacer moliendo la avena con la Th)
- 30 g. de copos de avena
- 10 g. de sal
- semillas de sésamo negras


Preparación


- Echar las flores de la lavanda en la leche y poner a hervir (puede ser en el microondas) y una vez que rompa el hervor, dejar en reposo durante 1/2 hora para que se infusione.


- Pasado este tiempo, colar la leche y eliminar las flores de la lavanda.


- Incorporar a la leche (fría o templada) la masa madre, la miel, la levadura y mezclar.

- Poner en recipiente amplio las harinas, los copos de avena y la sal.

- Verter la mezcla de la leche en la harina y remover hasta que se integren bien todos los ingredientes.

- Dejar reposar tapado con film unos 20 minutos, y volver a mezclar. Repetir estos pasos 4 o 5 veces (a este sistema de amasado se le denomina autólisis. Al principio la masa estará poco manejable y pegajosa, pero después de haberla mezclado y dejado reposar un par de veces, se vuelve más manejable).
Al tercer reposo, la masa ya se podrá amasar con las manos, de modo que amasar sobre la mesa
de trabajo unos minutos, y dejar reposar. Repetir un par de veces más.

- Después de estos amasados y reposos, se verá que la masa va adquiriendo elasticidad y ya no se pega a las manos. Es el momento de dejar que leve por última vez para sacar a la mesa de trabajo,  desgasificar un poco, hacer unos cuantos plegados y meter en un molde rectangular, forrado con papel vegetal.

- Pulverizar la superficie con un poco de agua, espolvorear las semillas de sésamo negras y dejar tapado con papel film, hasta que duplique su volumen.

- Meter en horno precalentado a 200º unos 30 minutos, o hasta ver que ya está dorado y al golpear la base suena a hueco.

- Sacar del molde y dejar sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente.

- Tomar con aceite de oliva virgen, mermelada, o mantequilla de lavanda